The Blog

Si vas a tener un hijo próximamente o vas a tener un pequeño a tu cargo, seguramente te hayas preguntado por las posibilidades que hay actualmente para transportarlo en tu coche. Conscientes de que el mundo del motor está rodeado de infinitud de normativas (no solo de circulación), hemos preparado este artículo para que conozcas la actual legislación sobre los sistemas de retenciones infantiles (o sillitas de niños) para coches.

No son pocas las personas que antes de acudir a una tienda especializada visitan su taller mecánico en Sevilla para conocer los detalles técnicos y posibilidades que cada modelo de coche ofrece. Hay que tener en cuenta que la normativa al respecto ha ido cambiando con el paso de los años, por eso el público en general no suele conocer todos los requisitos. De hecho, las últimas novedades fueron introducidas en este mismo 2020 (Norma r129 i-Size).

La normativa actual es muy exigente en materia de seguridad, pues los accidentes de tráfico se han convertido en la primera causa de muerte entre los menores de 14 años, ahí es nada. Además los sistemas de retención contribuyen a reducir considerablemente posibles lesiones derivadas de estos siniestros. Por ello, elegir la mejor silla es primordial para la seguridad de tu ser más querido. La actual legislación contempla dos normas vigentes: la ECE R129 (2013) y la ECE R44/04 (1982). Ambas se utilizan por los fabricantes para homologar los diferentes sistemas. La mayoría de ellos ya utilizan el anclaje de tipo Isofix (es conveniente preguntar a tu mecánico de confianza si tu coche tiene anclaje de este tipo), pero su clasificación depende de la edad del niño (aunque ya existen algunos que se adaptan a las distintas fases de crecimiento).

Un detalle importante es que las sillas que dispongan del anclaje anterior al i-Size pueden colocarse en todos los coches, pero las de este tipo de agarre no. Si tienes duda, lo mejor es observar el símbolo que aparecerá en la sillita o el manual de usuario o, como decimos, acudir a un taller o tienda especializada. En resumen. Si estás pensando en comprar uno de estos sistemas de agarre, debes tener en cuenta:

– Que se ajuste a la normativa actual

– Que sirva para tu vehículo

– Que esté homologada

– Que se pueda colocar fácilmente

Aparte de las características técnicas, hay que saber que la Dirección General de Tráfico también cuenta con normas para la correcta colocación de los niños, sin tener en cuenta la silla que utilicen. Aparte de respetar el código de circulación como todos los conductores, estos deben tener en cuenta la norma de 2015 sobre los sistemas de retención que obliga a colocarlos en los asientos traseros del coche, siempre que la altura del niño sea igual o inferior a los 135 centímetros. No obstante, como en otras muchas normas, hay algunas excepciones (en vehículos de solo dos plazas o si el coche ya está lleno de niños de las mismas características, entre otras).

Se permite que el niño viaje en el asiento del copiloto siempre y cuando cumpla con las excepciones anteriores y se contemple las recomendaciones para colocar la sillita en el sentido de la marcha o a contramarcha (eso podríamos tratarlo en otro artículo). En ambos casos hay que tener en cuenta cuándo desactivar el airbag para no perjudicar al niño en caso de colisión.