The Blog

Jugar es un derecho fundamental de los niños, teniendo la misma importancia incluso que la educación. Aunque se piensa generalmente que jugar es un método fundamentalmente de diversión, está demostrado que los pequeños aprenden jugando.

De hecho, entre los beneficios de jugar, encontramos los siguientes:

Beneficios de jugar:

  • Aprender a tomar decisiones y a solucionar conflictos.
  • Al seguir unas reglas se aprende a tener autocontrol y convivir con los demás en armonía.
  • Mejora en las relaciones interpersonales con otros niños. El juego ayuda a mejorar la comprensión, empatía y tolerancia entre todos.
  • Fortalece la autoestima.
  • Estimula sus sentidos, les permite experimentar.

La mala noticia es que los pequeños de la casa cada vez juegan menos a causa de la falta de tiempo y las tecnologías. Además, la tendencia a tener solo un hijo, elimina la opción de jugar con los hermanos. Por otro lado, los niños se interesan en la vida adulta de manera más temprana, rechazando así todo aquello relacionado con el mundo infantil.

Todo esto se traduce en datos, frente a las 30 horas semanales que pasan los niños hoy día frente a pantallas u otras actividades, sólo dedican al juego sobre una hora y media al día.

Ya que el 28 de mayo fue el Día Internacional del Juego, es un buen momento para meditar y reflexionar al respecto. No solo los niños, sino los adultos, todos debemos reclamar que se habiliten más espacios más seguros para que los niños jueguen y más tiempo para relacionarse con otros compañeros.

De este modo, hacemos una recopilación de los juegos tradicionales, para que los niños de hoy día también puedan disfrutarlos:

  • El escondite.
  • La rayuela.
  • Hacer puzles.
  • Saltar a la comba.
  • La gallinita ciega.
  • Carrera de sacos.
  • El juego del pañuelo.
  • El gallito inglés.
  • Policías y ladrones.
  • Las palmas.

Leave a Comment

Your email address will not be published.